¡Entren en su blog de literatura cutre!
Sí, damas y caballeros, conservo escrupulosamente unos estándares de baja calidad a los que me debo.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Te cortaré las alas



Te cortaré las alas:
           
            Te cortaré las alas para que no te estrelles contra el suelo. Así nunca te podrás caer. Lo hago porque te quiero, no deseo que nadie te haga daño. Sabes que te amo. Aquí nadie destruirá tu felicidad, deja que yo te la guarde, por favor, por favor. Yo la protegeré. Lo hago todo por ti, ¿es que no te das cuenta? Ah, sí… sí te das cuenta… Te alejaré de todos los que te quieren mal, ¿a quién necesitamos tú y yo si ya nos tenemos el uno al otro? Te regalaré un abrazo muy fuerte, muy suave para que estés cómodo, porque, ¿a dónde querrías ir? ¿No estás a gusto a mi lado? ¿Acaso no me amas? ¿Es que ya no me deseas? ¡¿Cómo te atreves a hacerme daño de esta manera?! ¡Ayúdame, por favor! ¡Quédate conmigo! ¿No ves cómo me ahogo? No seas un puto egoísta y ayúdame. ¿No ves que nadie me quiere? ¿No ves lo mal que estoy? Soy horrible. No sirvo para nada. No escuches mi voz. No te merezco. Soy una mierda. ¿Quién me amará si no lo haces tú? ¡Si no estoy a tu lado sé que me arrepentiré toda la vida! Pero tú… eres insensible y repugnante. Si la vuelves a mirar me enfadaré. No pienses en nadie más. Sólo mi amor puede salvarte, salvarte de ti mismo. Sé que en el fondo lo entiendes, porque sólo quieres destrozarme y anularme. ¿Por qué quieres que salga con mis amigos? ¿Es que no quieres pasar tiempo a mi lado? ¿Es que ya no te gusto? ¿O es que me engañas con otra? Sé que me engañas, no lo ocultes, quieres vengarte de mí, ¿verdad? No hagas que me enfade. ¡Me enfadaré! ¡Sólo estoy así de mal a tu lado! Perdona. No quería insultarte, no quería chantajearte, no quería pegarte… Deja que te bese. Por favor, ayúdame. Sé amarte, sé amarte… Bésame… ahora. Ya. Si no, sé que voy a llorar. No quiero sufrir. No me hagas sufrir. Tú siempre estarás bien a mi lado, pero no me hagas sufrir. No le digas nada a nadie, ellos no saben nada, son nuestras cosas, es nuestro mundo, tú también dices lo mismo, son nuestras cosas. No me traicionarás, porque no tienes derecho a hablar, ya lo sabes, no estaría bien, traicionarme. No cometas más errores, por favor. A mí tampoco me gusta estar enfadada. Perdóname. No, no tenía que haberlo hecho, otra vez no. Perdóname, por favor. He sido mala, he sido una puta, perdóname. No quiero hacerte daño. Cambiaré. No lo volveré a hacer. Pero a veces exageras, no ha sido nada, no es como tú dices. Sabes que si te hago daño es porque tienes que aprender a no hacerme daño. Tengo todo el derecho del mundo. Quédate conmigo. Sólo yo te amo. Sólo yo puedo amarte. Quiero que estés bien. Por eso te cortaré las alas, para que no te estrelles contra el suelo.
Silencio.
Shhh…