¡Entren en su blog de literatura cutre!
Sí, damas y caballeros, conservo escrupulosamente unos estándares de baja calidad a los que me debo.

domingo, 28 de octubre de 2012

Soneto



Para Fátima

Soneto:

Intento crear realidad desnuda:
palabras sin señor ni pretensiones
al enlazar vida en dos corazones
y descubrir lo que guarda tu duda.

Larga espera que los días anuda:
pies al suelo, contemplación de eones,
tacto del mundo que al vestir te pones,
susurra al deseo su pasión muda.

Duerme la respuesta de ausencia llena
el silencio de mi querer perdido
y el alma ingenua que la fe encadena.

Tu ignorar no llega a ser olvido:
tiempo cautivo del reloj de arena
o sentir de un recuerdo conmovido.

Licencia Creative Commons
Soneto por Jorge Roussel Perla se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://parafernaliablablabla.blogspot.com.es/.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Echo de menos




To keep an adjunct to remember thee.
Were to import forgetfulness in me.

Sonnet CXXII.
SHAKESPEARE.

A Fátima.

Echo de menos:

            Echo de menos amarte y abrazarte,
y disfrutar durante horas
contemplando el paisaje de tu alma
sin tratar de pintarlo con palabras.

Echo de menos un día en tus tierras
errante en el rastro que deja la memoria
a través del cual sólo alcanzo a escuchar la lluvia,
el contacto de nuestros cuerpos empapados
y nuestros labios buscándose
entre las gotas que se perdían resbalando sobre ellos,
desafiándolo todo más allá del río.

Echo de menos tu voz, su melodía,
y el hechizo en que me sumía su tacto.

Echo de menos sentir el mundo a través de tus latidos,
o en el silencio secreto de una caricia que me mostraba
cómo un beso tuyo sueña en mi rostro
y cómo la infinidad del tiempo contenida a cada instante
queda suspendida en el color de tus ojos.

Echo de menos atesorar cada momento a tu lado
sabedor de que la eternidad entera me cabía en tu dulzura.

lunes, 1 de octubre de 2012

Tóra Sigmunddóttir

“Dagurin líður, náttin kemur
Dimmir á jørð so fríða
Í morgin saðlum hestar dyst at ríða”.
TÝR.

Tóra Sigmunddóttir:

            Su bayo de calzado alto iba al paso sobre la hierba verde, hacia ningún lugar. Las montañas de las tierras noruegas, escarpadas y grises, en las que algunos grupos de árboles fuertes habían echado raíces dispersos aquí y allí esquivando los fiordos, la habían recibido con un silencio gélido, expectantes. Él, su Helgi, no estaba. Sus destinos se habían separado. Helgi le había prometido una nueva vida en sus tierras, lejos de la inclemencia del tiempo y de los terribles caprichos de los vientos que azotaban la isla de Skúvoy, el hogar de la joven Tóra. Pero la promesa hecha ante los dioses se había roto en pedazos de excusas. Ella sin embargo no estaba dispuesta a caer para el regocijo de quien dijo ser su compañero y sólo veía un camino más allá del lejano acantilado en el que rompían las olas que nacían de las aguas oscuras: regresar a casa. Su espada afilada la acompañaba y pronto saldría un barco hacia las islas. El amor no sería su prisión ni la orilla rocosa del desfiladero, el consuelo de los necios, su destino. ¿Morir por amor? Nunca. Alguien conocería su amor, alguien que no sabría ni del miedo ni de las mentiras. Su corazón, rojo y poderoso, no lloraría jamás por quien la había abandonado. Ella era fuerte. Ella era hija de Turið Torkilsdóttir y Sigmund Brestisson, muerto cuando Tóra contaba nueve años, era nieta de Torkil Barfrost. La sangre de los guerreros nórdicos corría por sus venas. Creía, para desgracia de su difunto padre, en los dioses del norte y ellos le daban fuerza. Yggdrasil entero aguardaba con impaciencia verla regresar a casa, conteniendo la respiración en la calma de los abruptos montes del fiordo de Sogn.
–Tóra Sigmunddóttir –una mujer no mucho mayor que la propia Tóra se acercaba también a caballo. Sentada a horcajadas sobre la silla de montar resultaba imponente, era fuerte y su mirada tenaz. Tenía un ojo verde y otro azul, y ambos parecían examinarla en busca de respuestas en su alma.
–¿Quién eres? –inquirió la joven Tóra.
–Freydis Eiríksdóttir. ¿Sabes qué Eirík es mi padre?
–El Rojo –respondió Tóra y Freydis asintió aprobatoriamente, eso le ahorraría algo de tiempo.
–Dicen que Helgi, el hermano de Finnbogi, te engañó –dijo Freydis–. Yo tengo pensado engañarle a él en Vinland. Y acabar con su vida. Tengo mis motivos, pero saben todos que tú tienes los tuyos –la hija de Eirík sabía que era fácil convencer a aquellos que se hallaban desconsolados, sabía que era fácil hacer que dudaran si uno insistía en su tristeza, si se sentían solos contra el mundo. Tenía que alimentar ese odio.
–Él dijo amarme. Mintió. Que la nieve se lo lleve –Tóra era prudente, quería volver a casa, nada más.
–El mal toma muchas formas, a veces incluso entra en encarnizada batalla consigo mismo. Alguien ha de detenerlo. Además, ¿puede haber mayor deshonra para ti? Si un hombre miente a quien ama, ten por seguro que cometerá cualquier acto malvado, sin detenerse ante mayores consideraciones. Porque amar es lo más alto que un humano puede hacer y él ha escupido sobre eso, como si no importara en absoluto el sufrimiento de tu corazón. Ha gozado de otras mujeres, sudado con ellas, disfrutado de ellas mientras tú, demasiado joven y demasiado ingenua –señaló con afección–, le esperabas en casa rezando a los dioses por él. Y él te ha pagado con esa moneda despreciable –Freydis la estudiaba con la mirada, en busca de signos de confianza o empatía en su expresión corporal. Sabía que la justicia enmascaraba sobradamente la injusticia. Era el mejor disfraz y alguien dolido, la persona más fácil de engañar. Sólo debía dramatizar el engaño de Helgi, que pareciera algo hasta tal extremo imperdonable que la única solución viable fuera la venganza. Sólo tenía que conseguir que Tóra desdeñara lo realmente importante: que la muerte no era limpia, que sólo le traería más dolor, que acabaría asemejándose Tóra un poco más a la hija de Eirík el Rojo y que, sin duda, lo realmente injusto era arrebatarle la vida a un hombre. Era sencillo, porque Freydis le daría razones para su encono, porque parecería que la estaba ayudando a reconciliarse consigo misma, a que su existencia pudiera sostenerse sobre un fundamento rígido, de tal forma que su sentimiento de malestar no pareciera algo a evitar, sino algo en lo que instalarse y vivir.
La hija de Eirík el Rojo, por su parte, se decía a sí misma que pondría orden en el mundo, que además obtendría beneficio personal y fama, y que eliminaría a alguien prescindible en el reino de los hombres. Había hecho un pacto con los hermanos Helgi y Finnbogi para ir a Vinland en pos de madera y tesoros, no obstante ella iba a apoderarse de su drakkar y de sus vidas. En cualquier caso Freydis tenía presente que el que pareciera que de hecho tenía razón al decir lo que decía era mucho más importante que lo que decía, aunque era fácil aparentar lo correcto cuando se hacía lo correcto.
–Él es… Que muera de viejo, o que un hacha acabe con su vida –replicó Tóra, esta vez con un cariz titubeante en la voz.
–Tóra, hija del cristiano, devuélvete el honor perdido, que Tor a quien debes el nombre sepa de qué eres capaz. Dicen que tu espada se llama “Ladrona de gritos”. Roba los de Helgi en pago, que tus lágrimas descansen en ellos, acepta mi trato y respétate un poco más a ti misma, respeta a tus dioses, hazlo por ti. No seas cobarde –sabía Freydis que si conseguía que Tóra se sintiese en deuda, si conseguía hacerle sentir culpable por negarse a asesinar, si en última instancia conseguía que se sintiese mal por el hecho de sentirse mal, la tendría a su lado. Únicamente tenía que recurrir a los dioses, al honor, al respeto o a cualquier valor que se elevase por encima de la misma Tóra. La encadenaría con los grilletes de un compromiso que nunca sospechó haber contraído, forjados con un hierro casi indestructible, hecho de mentiras que de alguna forma eran agradables al oído. En realidad Tóra empezaba a entrar en armonía con una temerosa joven llena de odio, eclipsada por la sombra de un resentimiento abatido y sin apenas fuerzas.
 Freydis pensaba que la crueldad podía ser la mejor arma contra los malvados, el desprecio y un corazón frío el mejor escudo. Y si se veía obligada a forzar la situación o a flexibilizar las reglas, se trataba de un mal necesario.
–Pero… ¿pero por qué mi espada ha de cortar su cabeza? –exigió saber Tóra vacilante. La hija de Eirík el Rojo era consciente de que aquello no era una pregunta sino la última bisagra moral temblando ante el poder de su nombre y del nombre de su padre. Freydis estaba a punto de conseguir a esa joven para sí. Nunca fallaba, sólo tenía que acudir a la aflicción de la gente, a sus sentimientos de protección condescendiente o a los de lástima, era fácil. El olvido era su hoja, la necedad su vaina. Poseía un arma mucho más poderosa de lo que jamás sería la espada que llevaba al cinto: el miedo. El miedo a todo.
–¿No dicen que eres una guerrera? –interrogó Freydis desafiante–. Si no recuperas tú el honor, ¿quién lo hará? ¿Crees que los hombres que deshonran a otros hombres merecen gloria? ¿Las risas de esas mujeres con las que yacía no resuenan en tu cabeza? ¿Se ve mitigado el dolor de tu corazón? ¿No crece el rencor en tu interior al pensar en él? Se rió de ti, ¿no será la piedad de los que traen al dios único la que detiene tu espada? ¡Por menos se desafía al enemigo, por menos se derrama la sangre! Se ha burlado de ti, de tus raíces, de tu tierra y de tu familia. Estoy reclutando a gente que desee su muerte, y te aseguro Tóra, que no son pocos los enemigos que se ha ganado con sus engaños. Hermod descendió hasta Helheim a lomos de Sleipnir para restablecer lo que es justo, ¡vayamos nosotras a Vinland! –exhortó imperiosa.
Freydis, una vez más, había demostrado que sabía accionar los resortes del alma humana. Aunque ésta era frágil y se podía romper con facilidad, había una caricia suave y sutil que la embaucaba y doblegaba, y después la detenía y así, helada, se tornaba esclava de sus más mendaces temores. Infligía una herida que bajo su mirada vigilante no cicatrizaba. Y lo había logrado: la joven la escuchaba atenta, mirándola como se contempla a un sabio, como se admira a quien posee la solución al tormento que recorre el árbol del mundo. Y no obstante su sufrimiento había crecido en su interior, y Tóra misma se había hecho un poco más pequeña. Una ráfaga de viento agitó sus cabellos. Lágrimas de rabia surcaban su rostro.
–Vamos pues a las tierras de los skrælingar –propuso Tóra con una voz que no temblaba mientras su determinación iba alimentándose de la poca alegría que le pudiera quedar. La tentación de otra realidad a cambio de un olvido ensangrentado aparecía entre la bruma como una poderosa compensación.
–Sólo estaremos allí de paso: Valhall es nuestro destino –aseveró llena de convicción la hija de Eirík el Rojo, que sólo veía renombre en su futuro. Las cosas estaban saliendo justo como ella quería y el halo de la victoria refulgía.
Sin embargo Tóra ignoraba que con aquella decisión el amor se había convertido en su prisión. Y que lloraría lágrimas de sangre, invisibles a sus ojos. Freydis, con su permiso, había plantado en su corazón la amarga semilla del dolor. Y la joven no comprendía aún que el mal tomaba muchas formas en este mundo de dioses y hombres.