¡Entren en su blog de literatura cutre!
Sí, damas y caballeros, conservo escrupulosamente unos estándares de baja calidad a los que me debo.

domingo, 1 de noviembre de 2015

Condenación


An error, a tangent,
a curious mind,
an instant, a lifetime,
a secret to find.
BE'LAKOR.

Condenación:

El mundo se estaba apagando como la llama de una vela sin cuerpo luchando contra una ventisca. Se estaba rindiendo, ya no tenía fuerzas para continuar, el invierno cubría de noche cada hora del día.
Ella había caminado durante meses y el cuero estaba embarrado, los bordados y el mismo tabardo en el que se quisieron estampar, deshechos; el metal, renegrido y acercándose al óxido con velocidad; su voluntad, quebrada.
Sólo quedaban cadáveres de humanos, de ciudades, del bosque mismo. Todo moría desde hacía años, tal vez siglos, lentamente, como si en algún momento crucial el pasado hubiera enfermado.
Los árboles estaban desnudos. Las piedras a su alrededor dejaban imaginar una pequeña aldea, aún quedaba madera en lo que debían haber sido algunas ventanas.
Mientras, el tiempo tenía lugar como lo hacía la brisa, ella afilaba su espada con una piedra de amolar. El hambre había dejado de existir.
Escuchó el graznido de un cuervo. Sonrió incrédula.
Recordaba haber escuchado la historia de cómo alguien vio a un zorro una vez…
¿Por qué caminaba?
¿A dónde iba?
Ya no recordaba el camino de vuelta a donde fuera que hubiera nacido ni recordaba tampoco cuál era su destino.
Por ahora sabía que se encontraba en una loma coronada por alguna clase de construcción funeraria: columnas agrietadas elevándose a duras penas para sostener el cielo, un musgo terco y una losa desprendida que dejaba vislumbrar un foso lleno de gusanos. Se hacía tarde y no quería encender una antorcha allí.
Decidió continuar descendiendo hasta el linde del bosque. Al acabarse la última línea de árboles descarnados, a la luz de una luna rota, lo vio por fin, como una leyenda deshaciéndose tras la mirada de los ancestros:
Las rocas se ensamblaban unas con otras como si una fuerza ininteligible hubiera decidido entretenerse en ese preciso momento, y ella no acertaba a decir si se elevaban o caían de alguna parte. Los enormes bloques de piedra simplemente iban colocándose, dando forma a un edificio vasto que se extendía más allá del valle y su horizonte.
Se arrodilló, aunque no sabía si era allí a donde debía dirigirse.
En el templo que se alzaba ante su reverencia aún vivía la llama, aún perseveraba el fuego iluminando la oscuridad, encendido en las antorchas que flanqueaban sus puertas. Ella compartió las llamas con su misión, fuera ésta cual fuera.
Los pasillos se sucedían siguiendo su caminar, torcía esquinas para encontrar más piedra, sospechaba nichos profundos entre la forma de las tinieblas, adivinaba restos de sangre por el suelo, los vestigios de un mobiliario podridos, el tintineo de cadenas a lo lejos y las ráfagas de viento que no se llevaban el miedo, el cual se inclinaba ante los altares que la veían pasar. Las velas también allí dentro refulgían, expectantes. Y ella las miraba desde el sonido de sus pasos.
Se topó con dos criaturas. Ni siquiera sabía lo que eran, pero se abalanzaron rápidamente sobre ella. Trastabilló, si bien consiguió recuperar el equilibrio. Describió dos arcos fulminantes mientras danzaba entre sus enemigos, dos espadazos a diestro y siniestro, en un círculo perfecto. Una sangre oscura manchó las baldosas de piedra. Había hiedra en la pared, comenzó a brillar tenuemente al entrar en contacto con el líquido, moviéndose en una suave ondulación mientras trepaba un poco más. Aunque no conocía la palabra para decir a las criaturas que había matado, conocía sobradamente aquella Aurora Sedienta. Y era mejor no acercarse a ella.
Continuó y llegó a una gran sala en cuyas paredes había extraños grabados y una escritura desconocida a sus ojos. El aire estaba viciado y olía a putrefacto a pesar de las corrientes, que no lograban arrastrar nada.
Miró hacia arriba.
Un cuerpo desollado colgaba, atado con cadenas al poco techo que aún no se había derrumbado, el torso estaba iluminado por los rayos de la luna rota que se colaban a través de lo que en tiempos fue un rosetón: hebras de tejido rojo y húmedo respirando la noche. No tenía ojos, parecía un hombre descuartizado al cual le hubiesen cosido cada miembro cercenado con un cordón basto y sucio, aunque por alguna razón las proporciones de su cuerpo provocaban un efecto perturbador. Y al entrar ella en la sala, como si fuese capaz de percibir alguna perturbación en el aire, se removió inquieto. Se escuchaba un tirón desagradable cuando los puntos que unían su cuello se estiraban sobre ese cuerpo sin piel.
–¡Llévate la luz! –gimió desesperado y lleno de dolor, su voz parecía humana.
Ella dejó la antorcha en un rincón del pasillo sin decir nada, apenas sí iluminaba.
–Duele, duele, hermana. ¿Sientes cómo duele? El mundo susurra, me dice que me aleje, que regrese, que el sello se marchó. ¿Lo oyes? Es un sonido dulce… Me quema…
–¿Qué haces aquí? –preguntó ella, tal vez incauta.
–Sé que puedo cuidarlos, no me matarán porque fui yo quien los engendró, creo que se han dejado un cuchillo en la comida que me han servido. ¡Espera! ¡Shhh! –ella miró alarmada alrededor, las sombras atravesaban la oscuridad y jugaban con su mente–. No podemos salvar el mundo, no podemos salvar nada… –aquel ser lloraba–. Sé que puedo callarlos. Sé que puedo amarlos, no hay nada que temer –ella empezó a retroceder, ¿qué estaba buscando? ¿Por qué estaba ahí? ¿Podía el miedo hacer conexión en su columna vertebral, justo por debajo del hueso? Tragó saliva y tomó un poco de serenidad del crepitar de la antorcha. En realidad el miedo había huido de sí, dejándole algo que, pese a presentar una forma similar, no podía ser llamado seguridad, vagando por un desierto anestésico.
–¿Hay algún modo en que pueda ayudarte? –preguntó, sus pupilas llenando el mundo y ella paralizada.
–La forma del mundo es tan distinta… ¿Por qué es todo tan claro? Nunca tomaste mi mano, ¿si te arranco los dedos, qué tomarás, mi amor? Me arranqué los ojos por ti, así que me debes los dedos, ¿verdad? Pero tenemos que impedir que la luna se rompa, tenemos que preservar la luz del día. Ellos nos ayudarán, después podremos devorarlos –aseveró hundiéndose en el borde del sollozo–. Hoy se cayó un edificio enorme, estaba en tu cabeza, ¿recuerdas? Fue hermoso, fue como la muerte del silencio. Pero el silencio se encerró bajo tu hombro… ¡qué sitio tan raro! ¡Hermana! –seguía él–. ¡Nos encontrarán y nos matarán! No te preocupes, no duele tanto. Puedo comérmelos a todos. Tú tienes unos dientes afilados, ¿qué tienes que decir a eso? Desde luego, no somos un trozo de madera, pero la telaraña presagia –ella sentía terror, pero sabía que debía concentrarse porque quizás tras las preguntas hubiese alguna respuesta.
–¿Qué presagia?
–Si me hubieras dicho que venías seguramente hubiera estado, ¡pero mira ahora! ¡No estoy aquí! ¡No estoy! ¡Me he ido! –dijo con una carcajada inestable.
–¿Hay salvación? Háblame de ese auspicio de la telaraña.
–¡Creo… creo que tengo el tiempo debajo de las uñas! ¡¡¡Debajo!!! La confusión, la confusión… es una especie de dibujo, ¿lo has visto? Se ríe –dijo riendo, y su risa de nuevo estaba descompuesta, no obstante abandonó la carcajada abruptamente, de una manera tan tajante que profundizaba en el tormento de la cordura. Y de pronto comenzó a revolverse, extendiéndose hacia ella entre espasmos. La viajera oía el roce de los eslabones en la oscuridad y sentía latigazos de movimiento arañando la negrura en la periferia de su campo visual–. ¿¡Dónde has guardado la luz!? ¡La luz! ¡Dámela! ¡Es mía!
Ella corrió hacia la antorcha, el miedo trepaba por su espalda haciéndose un hueco en su sensatez. Escuchó los grilletes liberándose.
–¡El mundo debe ser salvado, un rincón de la eternidad! ¡Es nuestra unión sin segundo! ¡El legado de los gritos! –escuchaba la voz de esa cosa tras ella, gimiendo en un eco del dolor–. La esperanza tiene forma de vínculo, hermana. Tiene este tamaño y yo soy la obsesión del agua –la criatura parecía romperse mientras sus articulaciones se contorsionaban para recorrer el camino que les separaba. Aquel ser era increíblemente rápido. Y crujía, y sangraba.
Ella siguió corriendo sin atreverse a mirar atrás, desesperada por hallar una salida que su angustia se esforzaba en ocultar y su corazón anticipaba.
–¡Violaré a la luna! ¡Siempre estará conmigo! –sentía la voz cerca de ella, demasiado cerca…
Corría tan rápido como le permitían sus piernas, aunque dolieran y quemaran. Tenía que correr, tenía que continuar, no podía rendirse. No había más opciones.
Por eso no se rindió.
Sin embargo no fue más rápida que aquella abominación que en otro tiempo tal vez había tenido un nombre.