¡Entren en su blog de literatura cutre!
Sí, damas y caballeros, conservo escrupulosamente unos estándares de baja calidad a los que me debo.

miércoles, 1 de marzo de 2017

El nacimiento de una bruja


El nacimiento de una bruja:


Kalani abrió los ojos.
Intentó alzar los brazos, pero unas correas de cuero se cerraban alrededor de sus muñecas, inmovilizándolas.
Además de verse encadenada y tener la vaga certeza de estar desorientada, le dolía toda la mitad derecha del cuerpo. Por otra parte, y dentro de lo malo, estaba sentada sobre una silla alta, acolchada y bastante cómoda, y –lo más importante de todo– aún tenía la ropa puesta. Sin embargo nunca había visto al hombre que estaba sentado ante ella, observándola con un pie apoyado en la mesa que les separaba.
La suciedad sobre su piel y el sudor la cubrían, Kalani se miró las manos de forma errática, la camiseta que vestía: había manchas de sangre reseca. Arrastró la vista al techo, luego al hombre, después a las paredes. Veía estanterías de metal oxidado, armarios sucios que pretendían ser transparentes, espejos. Todo parecía haber querido ser de color blanco hacía tiempo: el hospital. La luz eléctrica iluminaba la habitación y el pasillo, el cual se veía al otro lado de la puerta de cristal cubierta por una pátina de polvo. Todo estaba desparramado por el suelo, amparado por la herrumbre, la tierra, el moho y la vegetación que se infiltraba.
Aquel hombre empezó a hablar y Kalani se escondió en el infinito que había detrás del discurso, en un horizonte más allá de los sonidos. Apenas podía escuchar:
–Fuimos atacados hace unos días por una banda de críos muy peligrosos. Muy peligrosos y, diré más, muy hijos de puta –apostilló el hombre con convicción–. Como comprenderás los asaltos nos han hecho tomar ciertas precauciones, así que cada día enviábamos un destacamento para comprobar los alrededores. De alguna manera eso ha terminado con un niño muerto, pero algo me dice que no es uno de los que buscábamos –comentó mientras se rascaba la barba de tres días, ella recibía cada palabra con la mirada perdida–. Ibais tres adultos con él. Sí, quizás podríais contaros entre esa banda de chavales locos –le concedió él, inclinándose hacia adelante–, aunque a primera vista parezca muy poco probable. En parte por eso estás atada –le explicó indicando la obviedad de su cautiverio con un gesto–. Pero –dijo aproximando su silla a Kalani– eso no es ni de lejos lo más extraño que ha pasado hoy.
La joven no reaccionaba al mundo, de alguna manera éste había sido relegado a un segundo plano. El tiempo se quedaba estancado a su alrededor y ella se deslizaba por su trauma sin tocarlo ni reconocerlo en su interior y, mientras tanto, caía un poco más lejos, como atraída por alguna fuerza gravitatoria. Se estaba internando en la mente de aquel tipo, tal vez sin querer, sangrando por la nariz mientras contemplaba un paisaje lítico de ideas fijas, tristes, muertas. Y la gente, la gente también estaba muerta. Rostros de cadáveres, gente querida y desaparecida, el cuerpo de una mujer torturada y mutilada por esos niños, y junto a ese recuerdo, ira, críos riendo como hienas, el cuerpo humano convertido en un algo con lo cual experimentar, la imagen borrosa de Cole con un tiro en la cabeza.
Kalani sólo hubiera querido llorar de dolor, no obstante su rostro demacrado era el retrato de la ausencia.
–Ésta es la situación –continuó aquel individuo sacudiéndose una araña del hombro–: algunos de mis hombres están muertos, algunos de los tuyos también. Es algo que suele ocurrir cuando se encuentran dos grupos de gente desconfiada. Pero sólo hubo un disparo, al menos sólo hubo uno que diera en el blanco. En parte por eso estás atada.
–¿? –dijo Kalani, tras lo cual pensó que tal vez llenar la interrogación con un “qué” hubiese sido más efectivo.
Sintió algo sobre su camiseta, miró hacia abajo y vio manchas rojas, desconcertada, reparó en la sangre tibia que resbalaba sobre su labio superior.
–En un mundo como éste –dijo señalándola con un dedo aleccionador– no es bueno confiar en las coincidencias.
Kalani, que no lograba centrar su atención en el discurso de aquel extraño, vislumbró a una mujer a través de la puerta de la habitación, parecía tener una correa cruzándole un hombro, probablemente de algún arma de fuego, y miraba hacia ellos, tal vez para cerciorarse de que todo estaba en orden. La joven tomó aquel sentimiento de seguridad, lo aisló, lo magnificó y lo bloqueó en la mente de aquella mujer. Pensaba que podría ser útil tratar de controlar la situación. No obstante en su cabeza comenzó a abrirse un dolor agudo y eléctrico, roturas refractándose bajo su cráneo, estaba demasiado cansada como para exigirse grandes esfuerzos. Su vista se nubló, tomó aire con evidente trabajo mientras su equilibrio tenía que apoyarse en la mesa con las dos manos. Se sentía a punto de desfallecer.
–No deberías –dijo Kalani clavando por vez primera su mirada en aquel tipo, tirando de cada palabra con el esfuerzo de su aliento– ir por ahí preguntando el porqué de las cosas: podrías tener que escuchar una respuesta desagradable como “gonorrea”, “el número pi”, “protuberancia” o “ironía”. Por otro lado he estado bastante ocupada manteniéndome inconsciente.
–Buscamos justicia –le respondió invariablemente aquel hombre.
–No jodas, la justicia sólo existe a través de los ojos de los hombres –la habitual energía de Kalani se abría paso, aunque fuera tímidamente, entre la tragedia. Esa frase que ahora citaba se la había dicho Audrey una vez, “porque los hombres creen que la realidad y las palabras son lo mismo”. La realidad y las palabras tienen poco que ver, pero es que esta buena gente además se ha dejado el puto diccionario en casa, se dijo la joven.
–Justicia –repitió él dando un toque con el dedo índice en la mesa, conciso pero imperioso.
–¿Sabes? Tener la mente cerrada no sería tan malo si te acordaras de dónde has puesto las llaves.
Ahí tenían que haberle pegado a Kalani. O haberlo intentado. O al menos eso pensaba ella. Sin embargo el ruido, los gritos y el pataleo salvaje proveniente del pasillo dejaron la represalia en el, en general, inocuo terreno del pensamiento.
Tenía que salir de allí.
Se sentía agotada, sin embargo tenía que intentarlo y había una forma muy obvia de ganar terreno en otra mente: si lo que quieres es que alguien haga algo de la nada, lo más sensato es dejar que la idea esté ahí de antemano, porque manipular lo que existe siempre es más sencillo –y aburrido– que inventar lo que no existe.
–Desátame, siéntate y quédate quieto y calladito –ordenó ella.
Él hizo lo que Kalani decía. Y ella, una vez de pie, tuvo que aferrarse a casi todo lo que podía, con las palmas de sus manos avanzando a marchas forzadas por la pared. Le costaba moverse, pero empezaba a convencerse de que no se desmayaría.
Con bastantes dificultades la joven le ató al hombre las manos a los brazos de la silla, le cacheó haciéndose con un llavero y una pistola, y después se asomó a la puerta.
Las gotas de sangre dejaban su rastro sobre el suelo.
–¿Dónde coño están mis amigos? –preguntó echándole una ojeada al pasillo.
–En la morgue –Kalani lloró, no obstante su expresión se mantuvo firme–, bajas un piso y giras a la izquierda, sigues el pasillo unos trescientos metros y encontrarás el cartel.
–¿Cuánta gente va contigo?
–Ahora ya sólo quedamos seis.
–¿Y el perro?
–¿Qué perro?
“Buen chico”, pensó Kalani.
Había dos mujeres y un hombre en el pasillo y un niño pequeño tratando de liberarse de sus captores. Mientras ellos usaban una ropa desgastada y descolorida, el niño llevaba algo que no podía ser descrito más que como una falda de piel hecha jirones. Kalani creyó distinguir pinturas en la cara del niño, no lo sabía con seguridad: el pasillo era muy largo y ellos estaban bastante lejos.
Y, aunque Kalani estaba demasiado lejos como para verlo bien, el pequeño liberó una mano, se apoderó de un cuchillo de la caña de la bota del hombre y lo clavó en el primer muslo que vio, mordió una mano ajena y se escabulló a tiempo para recibir una patada en la espalda que lo derribó. Estando en el suelo comenzaron a patearlo y le arrancaron la falda, el niño lloraba, se revolvía e imploraba.
–Ojo por ojo –dijo una de las mujeres.
Kalani huía hacia las escaleras tan rápido como su extenuación le permitía mientras aquellos desconocidos dirimían sus conflictos diplomáticamente.
En su descenso, y a pesar de la distancia, escuchó gritos horribles: los ruegos no cesaban, tampoco los golpes.
La joven consideraba que la venganza no era un buen negocio, sólo era la voz del dolor suplicando por una retribución, la que fuera. Era la desesperación rogando por un porqué cuando todo lo que podía importar se había desmoronado. Además, no había justicia que fuese causa ni solución de la muerte.
Y sólo había muerte, sólo había soledad, y nada iba a cambiar eso. Ella miraba al abismo y el abismo miraba dentro de ella para encontrar un desafío.
Decidió interrumpirse: ahora no era un buen momento para sufrir, así que se limpió la cara de sangre y lágrimas. Tomó aire, prestó atención, aguzó el oído y marchó hacia adelante.
Aunque se alejaba, tardó en dejar de oír los gritos, tal vez siguió escuchándolos en su cabeza, no estaba segura, ni estaba segura de que importara: existían en un sitio u otro.
Al abrir las puertas de doble hoja de la morgue apenas unos minutos más tarde, vio varios bultos sobre camas metálicas. Audrey, Rhys y Cole estaban ahí, tendidos, lívidos, inertes.
Su mente se detuvo, paralizada ante aquella imagen.
Su cuerpo tuvo la decencia de vomitar.
Después se obligó a continuar. Ahora no podía llorar, gritar o golpear cosas mientras su rabia desafiaba la impotencia en vano. Ahora no podía sentirse sola, ausente ni abandonada.
Inspeccionó los cadáveres en busca de heridas de bala o arma blanca. Nada.
Al fin y al cabo ya lo sospechaba: ¿un disparo y varios muertos? Más concretamente: ¿un disparo que había matado a Cole y varios muertos? Estaba claro lo que había pasado y sin embargo ella se había estado aferrando a un clavo ardiendo, a la esperanza. La misma esperanza que te hace mirar en un cajón tres veces seguidas mientras te dice que lo que buscas podría estar ahí esta vez.
Escupió al suelo los restos de vómito de sus labios, vio las mochilas de todos ellos. Cogió la armónica de Audrey y llenó la mochila de Cole de libros, un botiquín y cachivaches, para colgársela al hombro después. Cogió su revólver, un cuchillo, y colocó el arco y el carcaj de Audrey sobre el cuerpo frío de su dueña. No encontraba su casco de piloto, pero sí vio la capa de su amiga, así que la cogió también.
Un pensamiento rompió urgente contra el pesar que sentía: “los medicamentos”, a eso habían venido. Y aún recordaba el camino a la cámara frigorífica. “A ver si hay suerte”, se dijo. En el pasillo por el que había venido se escuchaba esa clase de silencio denso que hace la gente intentando no hacer ruido. Le dio un beso a Cole lleno de cariño y salió de la habitación por otra puerta.


La ciudad estaba cubierta de musgo y plantas apoderándose de las grietas. Los animales vagaban entre los edificios y ellos tenían que andarse con ojo para distinguir cualquier ruido amenazador por encima del canto de los pájaros y el susurro de las alimañas que tanto abundaban. Se sabía que había perros y lobos cazando por los alrededores y, aunque pudieran ahuyentarlos con sus armas de fuego, no podían relajarse, los disparos podían atraer otra clase de peligros.
Boastwain olisqueaba el aire a menudo, vigilante. Kalani se había estado preguntando cuándo se desplomarían los edificios y si la gente seguía inventándose leyendas sobre el colapso del mundo, pero después empezó a conversar con Cole hablando los dos muy bajito:
–Pues, dejando a un lado las horas de sueño, si dejas de leer durante más de dos horas seguidas –decía él mientras caminaban por la ciudad parcialmente tomada por el bosque–, el cerebro se te atrofia pasando por varios estadios, a saber: el primer nivel de mengua es analfabeto funcional, el último es acelga exquisitiva. Los de en medio aún me los tengo que inventar.
–Exquisitiva… –repitió Kalani entre risas–. Hay muchos niveles intermedios… como ingenio babeante o caníbal intelectual (éste es un dogmático infiltrado), pero dentro de los analfabetos funcionales tenemos que meter subgrupos to locos ahí, por ejemplo, el lector de cuentos para niños mudos, ya sabes, ésos en los que una chica tiene el electrizante papel de echarse una siesta y esperar el beso de un macizorro –de repente se giró hacia Cole vibrando de entusiasmo–. ¡También podemos meter al protón acrítico!, ése que se olvida de los pequeños detalles como: ¿por qué en las obras de ficción los alienígenas de una misma especie hablan todos el mismo idioma? ¿Qué pasa, sólo los humanos somos multiculturales? ¡Menuda estafa! Hay mucha discriminación velada por omisión en esa mierda. Y además todos los extraterrestres se parecen sospechosamente a cosas que ya conocemos: gente cabezona, teteras y bichos feos. Y todos quieren matarnos o follarnos, ¡y no puede ser, eso es justo lo que queremos hacer nosotros con ellos! No sé, no lo veo… –dijo alzando las manos en señal de rendición–. Deberían… deberían ser otra cosa –aseveró Kalani intentando parecer misteriosa, meneando los dedos.
–¿Así, otra cosa? –la imitó Cole.
Otra cosa –asintió ella satisfecha.
Habían aparcado el coche a unos kilómetros por temor a que las carreteras en el interior de la urbe pudieran no ser transitables, pero ya no quedaba mucho para llegar al hospital. Rhys y Audrey les seguían a unos metros, Boastwain iba ante ellos, olisqueando lo que quedaba de pavimento.
–Bueno, –atajó Cole–, no te fíes de gente que insiste en que los niños tienen mucha imaginación: se están aprovechando de la poca que tienes tú.
–Cuando eras niño tenías mucha imaginación –le dijo Audrey a Cole–, pero, vamos, que de pequeño aprendiste a construir un generador hidroeléctrico. Tal vez no eres la muestra más representativa.
–Y mi capacidad imaginativa ha aumentado, te lo aseguro: ahora puedo pensar en la decadencia de una meritocracia castrense que recompensaba a sus ciudadanos en base a su vello corporal –puntualizó Cole.
–Cole –intervino Rhys–, ¿no te preocupa no haber tenido infancia?
–¡Que levante la mano quien haya tenido una infancia pacífica! –propuso Kalani muy animada, aunque seguía hablando a un volumen cauteloso–. ¡Vamos, no seáis mierdas! ¿Cómo? ¡¿Nadie?! –Kalani se fingía indignada–. Rhys, tío, crecer es lo puto peor, Cole simplemente se ha ahorrado un par de pasos porque… porque saber mogollón de polisílabos o cómo construir un puto generador hidro-jodido-eléctrico tiene que dar puntos se mire por donde se mire…
–¡Esperad! –gritó Audrey en un susurro, alzando el puño mientras se agachaba alerta–, hay algo raro ahí delante –aseveró señalando–, Boastwain est…
Se escuchó un disparo y el mundo se quedó en silencio.
Los ojos de Kalani se abrían hasta lo imposible al ver cómo el dolor le cerraba los suyos a Cole, y el chorro de sangre salpicaba el cielo.
El tiempo se detuvo en sus pupilas azules.
Kalani sintió cómo sus neuronas emitían una señal aguda y penetrante que se extendía como un incendio bajo su cráneo. Trataba de contenerlo, pero el poder se quería libre y extinguía su voluntad, y ella, rebasando el umbral del dolor cuando un ultrasonido helado taladraba su mente, no llegaba a aferrarse las sienes con las manos y perdía el conocimiento.
El cuerpo de Cole seguía cayendo.
Ambos dieron con el suelo casi al mismo tiempo.


Kalani conducía. Lejos. El mundo se había transformado en algo que sólo le pillaba de paso.
Boastwain iba en el asiento del copiloto, mirando el bosque en silencio.
Las rocas, los árboles, los animales… parecían ocurrir a través de un espejo. El verde fluía a su alrededor sin tocarla.
Pasaban las horas y ella lo intentaba, pero no podía sentir nada.
Sin previo aviso frenó el coche y exhaló un suspiro breve que, sin embargo, le pareció eterno.
Después se derrumbó. Comenzó a llorar y Boastwain comenzó a aullar.
La soledad no era como la recordaba: no había en ella perspectiva alguna, sólo era un territorio yermo e invariable ante un horizonte infinito y vacío.
Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que volver a un lugar conocido después de una larga ausencia no era lo mismo que no haberlo abandonado. De repente tenía que enfrentarse a un paisaje que había cambiado, a una Kalani que había cambiado.
No sólo había perdido a su amor o había exterminado a sus seres queridos sin que palabras como justicia o voluntad hubiesen amedrentado a la muerte. No sólo estaba perdida entre su mente y su llanto, entre el recuerdo y la culpa, entre el abandono y el mundo.
También había perdido la posibilidad de volver a querer a otra persona.
Y ni siquiera se trataba de una incapacidad emocional sino de un problema geográfico: era un peligro para cualquiera que estuviera cerca de ella.
Y parecía que lo más sencillo era que ella no estuviera allí.
Y por todo eso lloraba.
Así que Boastwain le lamió la mano.